Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

jueves, noviembre 16

En la lista de espera


Art Buchwald se está muriendo… bueno, como lo estamos todos, desde que nacimos. Pero en este caso el asunto es que los médicos dicen que debía haberse muerto hace casi un año. Lo que pasó es digno de su vida, de hecho no podía ser de otra forma, para el hombre que un día se fue a Paris con 12 dólares en el bolsillo y terminó invitado de honor a la boda de Grace Kelly y el Príncipe de Mónaco. En enero, los riñones de Art dejaron de funcionar y los médicos le dijeron que tenía que someterse a una diálisis todos los días. No quiso. Cansado de pasar trabajos con su cuerpo, le amputaron la pierna derecha arriba del tobillo meses antes, Art aún aceptó someterse al tratamiento pero al cabo de 12 sesiones tiró la toalla y se acabó la diálisis. Si tenía que morir pues, al hoyo. A los médicos y a sus hijos no les quedó otra que resignarse. Le dijeron que le quedaban tres semanas de vida, si acaso. Y Art, como es muy organizado, decidió ingresar a un hospicio para, como acostumbra decir, "morir con dignidad". Vendió algunas propiedades, regaló otras, visitó una funeraria en Washington D.C., escogió el ataúd – blanco, dicho sea de paso -, y escribió dos testamentos, uno con las donaciones de sus cosas, otro con las instrucciones de cómo quería ser enterrado. Decidió ser cremado, porque asi es más fácil transportarlo hacia el cementerio de la isla de Martha’s Vineyard, en la costa del Atlántico Norte, donde hace unos 30 años compró un pedazo de tierra por 500 dólares y allí enterró a Ann, su mujer. Decidió que su funeral será realizado en el Carnegie Hall, de Nueva York, e ingresó al hospicio esperando morir. Mientras esperaba, fue recibiendo amigos que en animada procesión por allí desfilaron para despedirse. Desde la vieja pandilla del periodismo hasta los herederos de los Kennedy, pasando por Ronald Rumsfeld y, exceptuando Bill Clinton, todo el mundo fue a decirle adiós. Y durante semanas, comió de todo. McDonald’s, pasteles de cereza y limón, cakes de manzana, tostadas, bebió café, té, posiblemente algúno que otro Martini y divirtió a las 25 enfermeras del hospicio, transformándose en una celebridad entre los demás pacientes, a punto de terminar por recibir un premio de la asociación nacional de hospicios – en Estados Unidos hay asociaciones para todo – y fue electo por ellos el hombre del año de los hospicios, con derecho a discurso en una sala de banquetes en Washington D.C. Pero no se murió. De hecho, a los seis meses los médicos descubrieron que los riñones volvieron a funcionar, no mejor que antes, pero lo suficiente para no envenenarle el cuerpo, su aspecto mejoró considerablemente y le dijeron que se fuera del hospicio. Desde entonces, Art volvió a escribir su columna, vive entre Nueva York y Martha’s Vineyard y acaba de publicar otro libro (tiene 83 libros publicados y 81 años de edad). Se llama Too Soon to Say Goodbye (Demasiado temprano para decir adiós) y lo comencé a leer ayer a las 8:30 de la noche y acabo de terminarlo hace media hora, menos de 24 horas después.

Art Buchwald es, posiblemente, el periodista estadounidense que más tiempo llevo leyendo en mi vida y, obviamente ha tenido su influencia en mi forma de ver el mundo. A mediados de los años 50 del siglo pasado, Art se instaló en Paris y allí vivió durante 15 años sin nunca lograr mantener una conversación fluida en francés. Todo un prodigio, o un milagro, en un país que se enorgullece de su idioma y relega a los que no lo hablan. Al borde del Sena, Art consiguió un trabajo como columnista de restaurantes y cocina en el diario, en inglés, International Herald Tribune, y trabajó dos pisos debajo de la oficina de Newsweek, en esa época dirigida por Ben Bradley, el legendario editor del Washington Post en los días del Watergate y uno de los amigos que Art escogió para decir unas palabras en su funeral. Palabras, dicho sea de paso, que ya fueron puestas a consideración de Art y las publicó en el libro que acaba de lanzar. Es en Paris donde nace su columna humorística, como existe hasta hoy - ahora pueden ser leídas en el Washington Post (la última, por el momento, salió publicada esta mañana) – y alcanzó tamaña popularidad que apareció diariamente en 500 periódicos de todo el mundo. El ya desaparecido "O Século", de Lisboa, fue uno de ellos y allí fue donde lo descubrí teniendo, probablemente, unos 7 años de edad. La columna aparecia de lunes a viernes en la última página, abajo del lado izquierdo, y tenia un encabezamiento con un grabado de Art, riéndose con un tabaco en la boca, y su nombre. Nada más. Después, venia el texto con un titulo. O sea, la columna se llamaba apenas, Art Buchwald, no hacia falta nada más. Así pasó parte de mi infancia. Y creció un hábito que dura hasta hoy. Todos los días busco su columna y no termino de divertirme con sus ocurrencias. Una de ellas es, precisamente, la que da inicio a este último libro. No resisto publicar un extracto, reproducido en la contraportada, traducido con cierta libertad.

“Estoy en un hospicio y continuamente tengo este sueño. Me encuentro en el aeropuerto de Dulles con una reservación para ir al Cielo en la mano. Miro el listado de los vuelos. Los que van al Cielo salen de la última puerta… He comprado mi boleto que dice, ‘cuando se va al Cielo sólo hace falta una maleta, pero no incluya en ella una fosforera o un par de tijeras’. Espero en la fila por horas. Ni siquiera me doy cuenta, de cuanta gente espera por el mismo vuelo…

En el avión uno se sienta donde quiera. Se que el Cielo es un lugar maravilloso. Dicen que haremos escala en Dallas, Chicago y Albuquerque. El avión acaba de llegar. Me levanto y pregunto a la azafata: “¿Tengo derecho a millas de pasajero frecuente?” La azafata contesta, “no va a necesitar ninguna, porque no va a volver”.

Y ahora viene la parte que a mi más me gusta. (
Recuerden que esto es mi sueño). Por el sistema de sonido del aeropuerto hay una voz que dice: “A causa de las inclemencias del tiempo, el vuelo de hoy hacia el Cielo ha sido cancelado. Pueden volver mañana que los colocamos en la lista de espera”.
Este es Art Buchwald. Afortunadamente sus riñones siguen funcionando. Sino, ¿a quién voy a leer todas las mañanas como hace 40 años?

Everglades, 16 de noviembre del 2006

13 Comments:

Anonymous Camilo said...

Caramba, Rui, excelente escrito!!!

8:26 p. m.  
Blogger Jose Antonio said...

Hasta para morir, un personaje. Puede ocurrir asi, cuando se la espera con humor,y echamos a andar un carnaval antioxidante.

9:23 p. m.  
Anonymous Camilo said...

RANKING ALEXA

Según "Alexa", durante el transcurso de la semana "Estancia Cubana" se ha colocado en el lugar 184 783 de páginas más vistas en Internet en todo el mundo.

Otros sitios linkeados acá y que ocupan lugares destacados son:

Blog de José Towhall: 3 265

Blog La Huella Digital: 27 729

"Estancia Cubana": 184 783

Blog Sin Mordaza: 258 708

Blog Babalu: 291 800

Blog de Rui: 406 251

Blog de Armengol: 469 869

Blog Kill Castro: 504 900

Blog Abajo Fidel: 512 502

Blog Castrianismo: 599 046



Saludos, Rui. Vamos bien!

10:22 p. m.  
Anonymous Alberto said...

Hay otro llamado Mike Royko. No se si llego a conocerlo. Todavia guardo uno de sus articulos.

1:56 a. m.  
Blogger G-2Guanabacoa said...

Gracias RUI....un escrito asi para mi es mucho decir. Me gustaria estar a la altura y poder hacer un comentario grandilocuente pero un peroratas como yo, no alcanza mas que embadurnar el recuadro este.

Te puedo decir que oi hablar de este señor hace unos meses...en ocasion de la muerte del Principe Reineyro, se pasaron muchos reportages y vi algunos.

Efectivamente este señor conto como "una pieza rara" entre los invitados de la boda del Principado y se hacia referencia a que la esposa del principe....era de origen americano...estrella de cine y una de las veldades mas grande de todos los tiempos....era inmensamente bella esa mujer.

Fallecio hace mucho tiempo...creo que en un accidente de transito o algo asi...no soy dado a leer las revistas de gentes...aqui hay una muy popular que se llama GALA.

Este señor debe portar bronca contra el hospital, seguramente le hiciron un diagnostico malo de su situacion.

Leyendo el cuento que traes se ve su fina ironia y su burla hacia la parca....al tiempo que su madurez como hombre y la consienzuda idea de que si no escapa de la muerte...puede trajinarla un poco.

Algunos tienen suerte...ahi esta Castro...le han diagnosticado cancer por todas partes y Pablito Alfonso y Montaner llevan años estudiando medicina...pero ninguno de los dos a pasado el primer curso y no tienen dinero para matricular la FIU.

Seria interesante preguntarle a este hombre si vio a Castro en la espera del avion...si te fijas bien, les dijeron que volvieran para ponerlos en la lista de espera...lo cual quiere decir que no habrian garantias de que se fueran en el proximo viaje...y parece que la lista es larga pues a viaje diario...el hombrin se despacha por su cuenta esperando.

Hoy lei que hay mil personalidades invitadas para los festejos de Castro...pero segun la Defensa americana, Castro no cuenta con mas de 8 meses ( maximo) si deja la quimioterapia y 18 con ella.....

A mi me da la impresion de que la medicina en Cuba sabe algo que por aqui se ignora...porque entre los hallazgos de los acolitos Alfonso-Montaner...los partes de la Defensa y la brujeria de Miami....Fidel ha dejado ir el avion un tongon de veces....y ahora tengo dudas, pues no se si la lista de espera es larga o corta...y estoy preocupado...

A Fidel le gusta viajar en ventanillas para ver las obras de los planes porcinos y las vacas lecheras...puede ser tambien que halla entrado en arreglos de ultima hora, porque no lo dejen viajar en uniforme verdeolivo....asi es la cosa.

Lo que me parece extraño es que Buchwald entre las cosas que come, no mienta el chocolate de marca ...ese que seguro es el causante de los males de Castro ....

En Cuba hay toda una investigacion del DTI y el G-2 para ver si Castro se jamo un trozo de chocolate enviado por el enemigo...parece que fue asi...las diarreas...la indisposicion de estomago y el color caneloso de Fidel, hacen pensar que el vejestorio metio la mano en la lata de dulces de los nietos y ahi mismo el enemigo le entro por la culata.

Gracias por dedicarme este hermoso articulo donde reproduces una historia genial....tal vez si yo fuera viejo y me viera a punto de ripiarme, tambien jugara un poco pero tengo ñao! y ni de casualidad me avengo a la jodedera esa.

Gracias.

Leonardo Hernandez Casamayor
Investigador del DTI sobre Chocolates Enemigos.

5:14 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

señores ya ustedes cambiaron a la version beta?

yo si y no puedo hacer comentarios en los blogs que no tengan la version BETA, QUE BASURA!

MAGIA

8:11 a. m.  
Blogger G-2Guanabacoa said...

RUI, cher ami…je vois que tu es en vacances mais tu dors beaucoup. Je voudrais bien pouvoir te suivre et me laisser tomber un peu au soleil de Miami.

Malgré mes désirs je pense qu’il vaut mieux continuer à te lire…. sur tout en sachant que à chaque fois je pourrai trouver un moyen d’expression auprès de ton blog.

Allez…il faut bosser…au boulot !!!


Merci et bonne journée mon cher.

Leonardo Hernandez Casamayor
Enmerdeur des Blog au Chocolat.

9:21 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Caramba, Rui, ¿te vas a mudar a los Everglades igual que yo?! La semana pasada estuve por Everglades City buscando algo que comprar. Pienso que sería un sitio excelente para retirarme a escribir.

10:49 a. m.  
Blogger anticomunistoides said...

MUY INTERESANTE el escrito sobre BUCHWALD, en verdad que en mi concepto, el ha sido un ícono del periodismo estadonunidense. Ha defendido causas justas, pero ha sabido mantener sus principios democráticos, !!! Que diferencia con estos vulgares comunistoides !!!

6:34 p. m.  
Anonymous castellanos said...

ya que G-2 trajo el tema de la enfermedad de fidel castro, hace tres o cuatro dias salio una carta de una lectora anglo en the herald, que es un premio de ironia fina.
la lectora sugiere: por que los medicos de las agencias de inteligencia del gobierno no ensenan a los medicos que trabajan con la poblacion como hacer diagnosticos con fotografias.
segun la lectora, cada vez que va al medico le mandan una pila de analisis y pruebas que se pudieran evitar mandando una fotografia por correo o internet.
y mientras tanto, ella emplearia ese tiempo y dias de pruebas y mas pruebas disfrutando en su RV del paisaje nacional.

1:26 p. m.  
Blogger aretino said...

Un ejemplo de que hasta para morirse más vale tener clase y buen humor...
¡Excelente foto por cierto, Rui...! ¿quién es el autor?

6:51 p. m.  
Blogger Rui said...

No se quien es el autor, pero es una foto buena que encontre en internet. No es la que yo queria publicar. Esa, mucho mejor, no logre obtener el permiso. Se trata de una foto de Robert Capa y sus herederos tienen una fuerte politica contra la publicacion de sus fotos sin pago de derechos de autor y ademas, con el despliegue que yo queia darle. Yo respeto eso y espero una mejor oportunidad.

11:18 p. m.  
Blogger aretino said...

Gracias por la deferencia de la respuesta...
Veremos cómo marcha el blog esta semana con la candela conque ha empezado, con un incremento de los adepto-anonymousos y la primera deserción confesada...

5:36 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home