Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

domingo, septiembre 24

Exilio

Photobucket - Video and Image Hosting

Foto: Robert Capa (1936)

Hace un par de años a Maria Elvira Salazar se le ocurrió reunir en un programa suyo a cuatro no cubanos – no digo extranjeros, porque aquí todos somos extranjeros – y les preguntó que pensaban del exilio cubano. Nos machucó tremendamente tratando de que nos “doliera” la tragedia cubana. Ese día le dije algo, de lo cual no me arrepiento y que sigo pensando: “No me pidas que sienta algo que no he sufrido”. Es cierto, nunca he sido exiliado, he tenido esa suerte. Mucho más de la mitad de mi vida la he pasado viajando – hace 30 años les dije a mis padres que iba a estar seis meses fuera de casa, todavía no he regresado, los dos se han muerto y la casa está a la venta – y lo he hecho de libre voluntad. Es una suerte, lo se perfectamente. Pero me he encontrado con muchos exiliados de los países más disímiles. En Cuba, por ejemplo, conocí a un chileno, mi amigo Ricardo, quien por estos días me decía por teléfono, desde su casa en Santiago, que los exiliados siempre tienen un dilema, el cual – lo admitió – él también atravesó: “Siempre estamos buscando una justificación del porqué salimos del país”. (Yo se que en la coyuntura cubana esto es polémico, así que no me caigan arriba por mi ignorancia al respecto, ya que no la puedo esgrimir). Volviendo al programa de Maria Elvira. También le dije que hay exilios de diversas categorías y que, aunque no estoy de acuerdo con muchas de ellas, todas son respetables. Sean razones políticas, profesionales o sociales. Le añadí además que cualquier exilio es dramático, y creo ahora – no se lo dije entonces – que el exilio debía ser desterrado de la Tierra y la memoria de los hombres. Viene todo esto a propósito, porque acabo de leer el primer post del blog de José Antonio, que tiene el sugerente titulo de “Exilio”. No dejen de leerlo. Si este es el inicio, la cosa promete. No se porqué pero pienso que les debía este comentario.

3 Comments:

Blogger camilo2002cl said...

Cuba se palpa en cada esquina de Miami, en cada barrio popular, en los caminos y avenidas cuando cae un aguacero abrasador y monopólico, como solo en el Caribe más puro puede acontecer. Y es que Miami en cierta forma, y a pesar de las distancias, es justamente un trozo más de la isla, enclavada en un subcontinente entero.

No solo Hialeah o los Navarros, o el cafecito cubano con espuma, o los viejos sentados en los muros del Versalles. Cuba es atmósfera de trópico y risa dulce a boca abierta. Aun en aquellos que no saben de los actos en la plaza y de las nocturnas guardias con cocuyos en medio de un apagón cederista de 24 horas.

Miami y Cuba están unidos de mil formas, a pesar de los discursos con la palabra "Mafia" como escudo, a pesar de las tormentas y las balsas, a pesar de aquellos que olvidaron por el tiempo.

La vieja guardia no conoce y no comprende, en cada orilla de ambos mundos tan distintos, y al mismo tiempo tan iguales. Los que llegamos hace poco cargamos heridas recientes. Los que llegaron hace mucho, igual. Los que quedaron, vociferan como si las palabras no se las llevara el viento. Demasiados muertos entre medio.

Cuba y Miami. Miami y Cuba. Se necesitan, se aman y se odian, todo en un idéntico espacio vespertino. Séptima provincia para los antiguos. Decimoquinta para los recientes. Pan y agua, y dinero fresco. Versalles, La Carreta y Varadero. Los yumas en Miami Beach. Y los venezolanos en las residenciales gubernamentales de Nuevo Vedado. Coral Gables y las mansiones de Siboney.

Cuba se palpa en cada esquina de Miami. Y viceversa.

5:57 p. m.  
Anonymous Jose Antonio said...

Camilo, esto me encanto. A pesar que le tiro bastante a Miami en mi Exilio. Dicho asi de esta manera queda bonito, y lo hace tambien mi ciudad. Gracias por cambiarme el tono que llevo esta noche

1:14 a. m.  
Anonymous Jose Antonio said...

Rui, gracias mil. Me estoy alfabetizando en esto. Nunca lo habia hecho y voy despacio.
Por cierto que esa foto de Robert Capa, me causo un impacto, es la misma que tome prestada para ilustrar el comienzo de mi novela Periplo que "tematiza" el desarraigo Republicano de la guerra civil

1:20 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home