Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

domingo, julio 30

En el "pool"



El presidente anda por el pueblo. Aterrizó a las 6:31 p.m., saludó a los congresistas y se fue a cenar con un grupo de amigos a Joe’s Crab, en South Beach. Pero no se sabe con quien comió. Entró por una puerta lateral, se fue directo a una sala privada y el grupo que andamos en la caravana, nos quedamos sin saber con quien estaba. Ninguno de los portavoces nos quiso decir nada y Tony Show – el portavoz presidencial - mandó a decirnos que la cena era “privada”. Lo interesante de estas caravanas, y los “pools” presidenciales, es que le da a uno la oportunidad de ver a Miami como sueña que sea todas las mañanas para ir al trabajo, o sea, sin autos.

Photobucket - Video and Image Hosting

Los “pools” funcionan así: el presidente se mueve para un lado y a todos nosotros nos montan en una camioneta y vamos a toda velocidad por la ciudad. Hay un grupo de niñas, algunas agraciadas, que nos van manteniendo al tanto de lo que va pasando pero no te avisan si hay cambios “no programados”. Cuando llegamos al lugar, como ahora mismo es el caso de Joe’s Crab, salimos corriendo del carro, entramos por la cocina del restaurante – los cocineros se divierten y aplauden – y nos encierran en una salita que en la puerta tiene un cartelito que dice, “private party”. Exceptuando que no hay ninguna fiesta, sino que nos aburrimos de lo más lindo, tomando Ginger-ale o Coca Cola, mientras el “presi” le mete mano a un cangrejo. Y comienzan las especulaciones. ¿Se queda aquí o se va a otro lado? ¿A casa de su amigo Armando Codina? Nadie parece saberlo. Como a Bush le gusta acostarse temprano, muchos piensan que no va a ningún lado. Casi dos horas y media después, y sin poder enviar una nota con lo poco que hay que decir, nos avisan que en 10 minutos salimos. Volvemos cruzar por la cocina rumbo a la calle y nos montamos en la camioneta. El “presi” sale del restaurante y como efectivamente se va a la cama temprano, pues volvemos todos al Four Seasons, en la avenida Brickell. Él a dormir y nosotros a escribir. Y mañana, mejor… dentro de poco, volvemos de nuevo, porque en los “pools” hay que madrugar y a las 7 a.m. el hombre tiene un desayuno con empresarios. [Fotos: RF]

Photobucket - Video and Image Hosting

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home