Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

jueves, mayo 11

La sombra de Negroponte

Durante años fue uno de los secretos mejor guardados de Estados Unidos. Tanto que a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés, le decían "No Such Agency"– "tal agencia no existe", seria una traducción muy liberal). Pero en las últimas 12 horas ha salido a la picota de una forma increíble. Resulta que por años, al menos tras los atentados del 2001, la NSA ha estado espiando los teléfonos de millones de estadounidenses sin el conocimiento de ellos. El Congreso se apresta a llamar a declarar a los ejecutivos de las compañías telefónicas para que expliquen por qué lo han permitido. Lo más probable es que terminen amparándose en la ley CIPA, que protege los secretos de Estado, pero sería interesante que también llamaran a declarar a los jueces que aprobaron esas intercepciones. Según el presidente Bush, la privacidad del público está garantiza, lo cual no deja de ser una explicación interesante, ya que sería interesante saber cuantos oficiales de la NSA han grabado, escuchado y leído esas intercepciones. Ahora, ¿porqué surge esto en este momento con esta intensidad? Alguien puede decir, como siempre, que detrás de todo estaría la mano de la CIA. Esta vez pudiera tener razón. Hay motivos para creer que la agencia central de inteligencia tuvo algo que ver con estas denuncias. Desde que asumió como "Zar" de la comunidad de inteligencia, John Negroponte desarrolló una proximidad mucho mayor con la NSA que con la CIA. Negroponte, tal como en sus años de embajador en Honduras, se mantuvo como el gran manipulador detrás de bambalinas, de la NSA en contra de la CIA. Su rivalidad con Poter Goss es legendaria y por ello no es ajeno a la destitución del ex director de la CIA y su sustitución por un general del ejército que viene... ¿de dónde? De la NSA. Los especialistas en la comunidad de inteligencia coinciden todos en lo mismo, o sea, que un oficial del ejército no tiene la mejor personalidad para dirigir una agencia de inteligencia. Una agencia de inteligencia es una entidad donde se piensa, es mucho más intelectual que el ejército donde, se supone, uno obedece sin preguntar. A menos, claro está, que el verdadero director sea Negroponte.

¿Y usted que piensa? ¿Está de acuerdo con las intercepciones telefónicas sin permiso judicial?

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

I'm agree if you do not hide nothing you do not suposse to be scare right?

6:22 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El tal anonimo que escribio el comentario anterior considera que si uno no tiene nada que ocultar no debe temer que escuchen sus llamadas.Genial.Todos debemos pensar de esa forma y muy pronto habra puntos de registro en todas las esquinas donde te registraran el auto y los documentos y te detendran ante cualquier sospecha y tendras que pagar un abogado para que te saque.Y por supuesto la vida sera mucho mas entretenida.Verdad?

8:19 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home