Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

miércoles, mayo 17

Cosas de la vida

En Miami hay un Duende que no entiende dos cosas: ni lo que es un blog ni como funciona El Nuevo Herald. Los objetivos y permisas de este blog fueron explicadas en la primera intervención hace ya casi dos meses. Un blog, acoplado a la página en Internet de un diario, no es una forma de burlar la censura que supuestamente exista en ese periódico. Al menos ese es el caso de éste blog. Es cierto que los blogs son páginas libres, donde los editores afortunadamente no meten la cuchara ni hacen los títulos, pero son también espacios de responsabilidad.

A mi no se me ocurriría publicar un comentario en el blog que fuera originalmente destinado al periódico. No seria ético. Punto. Para que nuestro querido Duende lo entienda, este blog es una página complementaria de El Nuevo Herald que goza de una autonomía propia de las reglas universales, no escritas, de todos los blogs. Esta página es, además, la primera de un paquete de próxima aparición, como la que tiene la página electrónica de The Miami Herald, donde varios reporteros abordan varias temáticas a través de sus blogs. En mi caso, la idea es muy clara: opinar sobre una serie de temas que me rodean, polemizar - ¿por qué no? –, pero también dotar al lector de datos complementarios, como anécdotas y cifras, que por problemas de espacio quedaron fuera de mis artículos diarios. Yo soy un reportero, no un editorialista, por ello no tengo que dar opiniones en los artículos del periódico. Tampoco me interesa ser parte de los comentaristas de las páginas editoriales. Me siento más a gusto en este espacio electrónico donde nadie se entromete, a no ser los lectores con sus comentarios. Lo que yo nunca haría es dar un comentario en este blog sobre un artículo o investigación que este haciendo, como de hecho tampoco hago cuando me invitan a ir a la radio o a la televisión.

El Duende es conocido en la redacción por dos cosas. Primero por su absoluto despiste sobre lo que pasa dentro de ella, nos divertimos mucho allí siempre que habla de nosotros, y segundo por tener una particularidad única de sacar las cosas de contexto. Seria mucho más útil para la sociedad que, en vez de acusar precipitadamente y sin pruebas a El Nuevo Herald de censurar un reportero, admitiera que el blog no es más que el reflejo de una redacción plural. He asistido a polémicas suyas, pero no me meto en ellas, ni este blog lo hará nunca. Muchas no me dicen nada y otras tienen un interés público relativo, algunas sirven apenas para que pasemos un buen rato, como esta. Salud, suerte y pesetas. Muchas pesetas.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Bueno, Rui,no voy a decir que tu te autocesuras en tus comentarios para el periodico ni conozco tus tendencias ideologicas, pero de que el tipo de comentarios que tu haces en este blog no se parecen a los del diario, en eso le doy la razon al Duende.Nunca he visto (al menos en el Nuevo Herald) ningun escrito de ese corte (ni tuyo ni de otros).Pienso que tal vez a la direccion del diario tal vez le gustaria este tipo de polemica, pero desgraciadamente en estos tiempos los diarios se sostienen mayormente de los anunciantes y por lo menos aqui en Miami la mayor parte de los anunciantes de El Herald en español son cubano-americanos de derecha que tienen el poder economico y politico aqui.Ya ese diario tuvo problemas con ese grupo una vez y no creo que quieran repetirlo.A ti de todas formas te felicito porque de acuerdo a los parametros politicos de Miami tus escritos en el blog son objetivos,polemicos, atervidos a veces, en fin valientes, como deben hacerlo los verdaderos periodistas.Aqui eso no abunda.

12:08 p. m.  
Anonymous Eduardo said...

Yo pienso y no tengo nada que ver con Cuba porque soy Argentino, que el weblog es un excelente medio para dar opiniones y magnífico para recibir opiniones. Aún las más duras y contrarias. Es este un modo de intercambiar, de aprender el porque y el como.
Claro, uno sabe que existen otros weblogs, de cosas disparatadas, pero que es necesario no censurar tampoco. No puedo cortar las alas a la imaginación de un niño o un adolescente que desee escribir sobre lo que le antoje. Sé, no obstante, que a veces le periodista se encuentra atado a la Editorial. El weblog le permite alejarse un poco pero nunca del todo de la costa que domina el medio en el que trabaja. Debemos difundir los weblogs en español que permitan el debate, la discusión. Felicidades.

1:28 p. m.  
Anonymous Eduardo said...

Pero que lástima que el duende no haya configurado su página para agregar comentarios.

1:09 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home